Red Purple Black

Opinión

Apuesta por la desobediencia civil, la rebelión y la búsqueda de la justicia social

PDFImprimirE-mail

Domingo, 12 de Agosto de 2012 13:25

 

En una de las últimas manifestaciones que acudí en la ciudad de Béjar el grupo con el que caminaba coreamos una consigna que cada vez es más real y que decía “se va a acabar la paz social”.

Miguel Rodero

Los jornaleros del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), con su mediática incursión en un par de supermercados, nos han recordado que en España se están pasando situaciones de necesidad, y que si trasladamos la situación a un ámbito localista como puede ser Béjar nos daríamos cuenta que:

  • Más de 25 niños menores de 2 años residentes en Béjar necesitan que alguna entidad costee su alimentación.
  • Cerca de 20 niños menores de 8 años han acudido al colegio sin desayunar más de un día en el año 2012.
  • 90 niños menores de 8 años necesitan apoyo de alguna ONG para su alimentación.
  • Más de 150 familias reciben ayudas alimenticias por parte de alguna entidad.
  • Al menos 15 familias han sufrido  corte de energía eléctrica el pasado invierno por no poder hacer coste a las facturas.
  • Familias con recursos de 426 euros al mes tiene que afrontar gastos solo de libros para la escuela de más de 220 euros por hijo.
  • Más de 30 núcleos familiares endeudados con los propietarios de sus viviendas de alquiler sin tener ninguna posibilidad de hacer frente ni al pago del mes en curso ni de los atrasados.

Y todo ello agravado por quienes permiten que durante el mes de agosto el único comedor social de Béjar este cerrado por vacaciones, por quienes toleran con su inmovilismo político los denominados recortes contra el déficit, que más bien son recortes contra la clase obrera.

Béjar no es el garbanzo negro de España, donde según datos de Caritas del año 2011 residen doce millones y medio de pobres, de ellos al menos dos millones y medio son menores.

Ante esta masacre cotidiana un grupo de jornaleros andaluces invita a la reflexión con un gesto simbólico en base a un concepto tan ambiguo como es la justicia social, y como no; la derecha mediática, la falsa izquierda, confederaciones empresariales y por supuesto todos los que han alimentado que esta situación se produzca, tildan el acto con duras criticas que nunca oí mencionar ante los datos que antes he ofrecido, o ante los desmanes que se orquestan desde Mercadona (asunto que me dará para escribir otro día).

Esta situación no puede dejarnos inmóviles y la reacción se tiene que efectuar a todos los niveles, y por ello yo apoyo pública y políticamente a los jornaleros del SAT y a cualquier otro colectivo que ponga en evidencia la privación de derechos fundamentales de las personas y trabaje para garantizarlos.

Y hoy voy a ir más lejos,Izquierda Unida, coalición a la que pertenezco, acordó en su último Consejo Político Federal adentrarse en la vía de la desobediencia civil, y mientras los políticos que nos rodean no cambien sus acciones esa línea será la que adoptaré siendo muy consciente de las diferentes repercusiones que puede tener.

La paz social está llegando a su fin, y cualquier punto de España puede sufrir las consecuencias, la comarca de Béjar también.

Fuente: http://miguelrodero.wordpress.com/ Twitter: @miguel_rodero

 

 

Campeones, pero menos

PDFImprimirE-mail

Miércoles, 04 de Julio de 2012 16:50

Por Jesús Cascón Murillo

Rajoy y su amigo Monti le meten un gol a Merkel en los terrenos de juego. La teutona, impasible, arranca las máquinas cada mañana como si nada. Brillamos con la pelota, pero poco más. Y eso hay que cambiarlo
Rajoy se ha impuesto en la Eurocopa de fútbol, batiendo a su amigo Monti en la final y dejando en la cuneta a Durao Barroso y, por supuesto, Angela Merkel, la gran derrotada, la gran decepción. Si la competición futbolística fuera un reflejo de lo que pasa en cada país, en cada una de sus sociedades, economías y costumbres, los españoles seríamos líderes del mundo libre, adalid de la honestidad, la confianza, la camaradería y el buen hacer. El ejemplo claro de que el trabajo y la seriedad garantizan los éxitos. Pero, desgraciadamente, la cosa es bien distinta. Este círculo de hazañas se circunscriben al deporte. Poco más.

Si uno de los personajes más denostados por los españoles disfrutó como una enana viendo a su combinado derrotar a Grecia, calculen como nos sentimos cuando la Alemania de la teutona hincó las rodillas ante los transalpinos, rescatados como saben, y aliados de España en el plante de Bruselas para conseguir la construcción de un economato europeo común que esté dispuesto a soltar billetes cuando se precise. Con la victoria de La Roja, España ha podido conseguir algo más que una sonora, rotunda y contundente demostración deportiva, y este momento hay que aprovecharlo. Algunos pensarán que nada tiene que ver el deporte con la economía, y es posible que acierten, pero al menos deberíamos fijarnos en el modelo económico y organizativo del sistema que permite que las selecciones se batan el cobre en los terrenos de juego y, si ganan, se lo lleven muerto. Como saben, los italianos declararon que las primas obtenidas por su participación en la Eurocopa iban a tener un destino benéfico. No es moco de pavo, señores. En España, cada seleccionado se ha llevado para casa cincuenta millones de nuestras queridas pesetas, trescientos mil euretes, que ahí queda. Mientras la UEFA reparte pastizales a diestro y siniestro, los españoles que no hemos tenido la suerte de ser convocados por Del Bosque nos levantamos cada mañana mirando de reojo la prima de riesgo, el interés de los préstamos, el incremento de nuestras hipotecas y las jodidas facturas de la luz, el agua, la bombona de butano... A veces no llueve igual para unos que para otros.

¿Se han dado cuenta que los jugadores de una selección tienen un incentivo económico y social que no se da en ningún otro trabajo? Esa debería ser la piedra angular de nuestra economía: premiar con creces a los empresarios y trabajadores que generen riqueza y bienestar y castigar como se merece a los que hacen todo lo contrario, léase directivos de Bankia, especuladores y estafadores, que de estos tenemos el corral lleno. En ese sentido, Rajoy también tiene una alforja llena de triunfos. En España abunda el que corrompe, el que se lo lleva muerto a casa sin pegar una patada a un balón, pero pegándole mil puntapiés a la ley, al sentido común y al vecino. Esa es la diferencia. Mientras nos emborrachamos como locos porque los nuestros son tricampeones, otros países se levantan con las claras del día y le dan al botón de la economía cuatro o cinco horas antes que nosotros. Y les cunde más, claro. Luego sus países dejan de ganar trofeos, pero cuando les dan una semana de vacaciones se vienen a España a recordarnos que nuestro país es su jardín del Edén, su descanso del guerrero, el lugar elegido para desconectar del duro trabajo que aquí, salvo excepciones, no se estila. Pero nosotros tenemos tres Eurocopas y un Mundial.

Cuando Brasil ganaba títulos (no descarto que lo vuelvan a hacer, conste), era una selección que representaba a un país tropical, con la samba, Copacabana y la delincuencia como principales tarjetas de presentación. Hoy en día es una de las economías emergentes más destacadas, junto a China y la India. Ganan menos mundiales, pero parece que les va mejor. Sólo espero que un día de estos, España sea puntera en todas partes, no sólo en las pistas y los campos de fútbol, también en el ruedo de la productividad, de la generación de empleo y del estado de bienestar. Que ya va tocando.

 
 

¿Dónde están las sanciones para las banderas españolas de los balcones?

PDFImprimirE-mail

Sábado, 16 de Junio de 2012 01:40

 

Miguel Rodero / El Artículo 10 de la “Ordenanza Municipal para la protección de la convivencia ciudadana y prevención de actuaciones antisociales”, en su apartado “Tendido de ropas y exposición de elementos domésticos”, expone que: 

1. Se prohíbe el tendido o exposición de ropas, prendas de vestir y elementos domésticos en balcones, ventanas, antepechos, terrazas exteriores o paramentos de edificios situados hacia la vía pública o cuando sean visibles desde ésta.

En estos días de futbol y pasión por La Roja, es fácil ver en balcones y ventanas en la ciudad de Béjar, donde está aprobada la Ordenanza anterior, banderas de España en apoyo a la selección de fútbol, sin embargo y tal y como expone la polémica Ordenanza Municipal aprobada el pasado mes de noviembre de 2011, este gesto pudiera estar incurriendo en una sanción tipificada como leve, y que la ordenanza expone “será sancionadas con multa de 30 € hasta 750 €”.

Evidentemente con este artículo no estoy pidiendo que se sancione a nadie, lo que expongo es la arbitrariedad con la que esta norma se piensa utilizar, sancionando o amenazando de sanción, solo las exposiciones que no se ajusten a los gustos del Equipo de Gobierno, obviando las que no les resultan incomodas.

 

 
 

“Lo que algunos intentan comprar” con 14.474 euros

PDFImprimirE-mail

Lunes, 11 de Junio de 2012 01:08

 

El pasado miércoles 30 de mayo se comenzaba el reparto por Béjar de la llamada “gacetilla”, donde entre artículos e imágenes la periodista de este medio publicaba unas líneas de opinión tituladas  “LO QUE ALGUNOS INTENTAN VENDER”,

Miguel Rodero

La periodista en pocas líneas, y con menos argumentos, realizaba un ataque contra quienes según ella crean estados de opinión para utilizarlos con reivindicaciones ideológicas, todo ello motivado en el tradicional baile de cifras surgido tras la manifestación del 1º de mayo en Béjar, donde según sus fuentes no se superaban las 200 personas, y medios como este publicamos que fueron bastantes más.

Evidentemente el trasfondo de sus palabras no es más que intentar desprestigiar a ciertos colectivos, por cierto con burdas mofas insinuando que quienes pensamos que eran más de 200 personas habíamos bebido “un par de carajillos”.

Sin embargo estas acusaciones públicas no son más que el reflejo de LO QUE ALGUNOS INTENTAN COMPRAR, y es que no es muy ético acusar a colectivos de politizar y manipular situaciones, cuando el Grupo Promotor Salmantino, editor del periódico donde se realizan tales ofensas, recibió entre junio y diciembre de 2011 la friolera de 14.474 euros provenientes de las arcas municipales del consistorio bejarano.

Y ahora ¿quién tiene más motivos para manipular información e intentar crear estados de opinión?

 

 
 

Supongamos que todo, respecto a Gecobesa, es un nuevo Plan

PDFImprimirE-mail

Lunes, 28 de Mayo de 2012 13:41

 

Recientemente todos hemos podido conocer que Gecobesa, empresa gestora de la ruinosa estación de Esquí La Covatilla, se ha declarado en concurso voluntario de acreedores empujados, según ellos mismos, por el Ayuntamiento de Béjar.

Miguel Rodero

Sale de ojo que Gecobesa y el PP no han roto relaciones, y que si Gecobesa se encontraba cómoda con el PSOE en el Ayuntamiento de Béjar, se mea de gusto cuando está el PP (no olvidemos la retirada del partido fantasma apoyando la candidatura de Alejo en las pasadas elecciones municipales de Béjar).

Por ello me vienen a la cabeza muchas conjeturas y suposiciones que tengo que ordenar y estructurar adecuadamente para confeccionar el nuevo mapa de actuación de estos “chupones” de dinero público.

Supongamos, y solo supongamos, que algunos miembros de la empresa gestora actual pretenden reorientar el negocio  y para ello es necesario una ampliación en el tiempo de concesión de la zona de esquí. Con el fin de la actividad pondrían realmente fácil al consistorio bejarano la expropiación de los terrenos, y su posterior concurso de gestión por un plazo de 50 años (alejado de los poco más de 10 que le quedan a Gecobesa). Igualmente supongo que en este hipotético caso se renegociaría con la nueva o renovada entidad otras condiciones, entre ellas el canon.

Sigamos suponiendo que la nueva o renovada entidad entrara a gestionar La Covatilla libre de deudas y con las instalaciones ya sufragadas, ya que la actual deuda que denuncian desde el Ayto. bejarano asciende a  618.645’72 euros en concepto del canon por la concesión administrativa desde el año 2006, deuda que supongo se podría compensar de alguna manera con el dinero, que la empresa gestora dice haber invertido, en la mejora de las instalaciones durante estos años.

Si estas suposiciones tuvieran alguna veracidad, cosa que es mucho decir, sería un golpe magistral para comenzar prácticamente de cero con un negocio libre de deudas, con mucho recorrido y con la posibilidad de reenganchar ayudas públicas para poner en funcionamiento la estación de esquí.

Sea como fuere estas especulaciones son suposiciones sin base, y dentro de poco se sabrá la verdad, pero yo apuesto que La Covatilla con Gecobesa o con otro gestor privado, abrirá la próxima temporada.

 

 
 

Página 10 de 10

Encuesta

Como observa la situación laboral en Béjar...




 
Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
  • Una opinión de Miguel Rodero (el pájaro)

Tenemos 23 invitados conectado(s)